¿Qué es el carbón grafito y sus aplicaciones?

Cuando se habla del carbón grafito, uno suele pensar en uno de sus usos más populares como es la mina de los lápices. Además de aquí, se puede encontrar en otros sectores como la energía móvil, tribología, lubricantes, polímeros conductores, industria química, metalurgia y la industria del automóvil.

El grafito tiene bastantes usos

Acabamos de decir algunos usos, pero vamos a profundizar más en ellos. En la energía móvil solemos usarlo en las baterías alcalinas, pues se usa como un aditivo conductor en el cátodo. Igualmente da una gran lubricidad y se desgasta menos. Se usan el natural y el sintético, precisando de un exacto control de las impurezas orgánicas que tiene el grafito natural cara a evitar los problemas derivados de la corrosión.

En las baterías recargables de ion-litio, es normal usarlo como material activo del ánodo, pues se inserta de forma reversible. Lo normal es en las pilas de combustible, puesto que las placas bipolares se hacen de grafito por su comportamiento frente a la corrosión.

Otras áreas como en el automóvil acostumbran a usarse en materiales de fricción, caso de las escobillas o las juntas. En las pastillas de freno o tambores, también da ese coeficiente de fricción que se necesita, lo que hace que la velocidad des desgaste y el precio del producto pasen a tener unos límites correctos.

En las escobillas de carbono que tienen los motores eléctricos, también suele estar muy presente el grafito. Estas propiedades hacen posible que pueda ajustarse la lubricidad, densidad y dureza, así como el desgaste y la propia conductividad eléctrica de las escobillas, donde su alto grado de pureza proporciona unos resultados realmente óptimos.

En las juntas tenemos otra aplicación del grafito, usándose láminas de grafito natural expandido por la gran estabilidad que tienen térmicamente. En los lubricantes y tribología es usado como lubricantes en polvo sólido, lo que es garantía de lubricación de las zapatas de freno de las ruedas de los trenes. Esta lubricidad explota en suspensiones de la grasa o el aceite.

La industria química también lo usa a la hora de fabricar caucho, pulimentos y hasta explosivos, para hacer fibras y municiones. Es un componente de gran importancia para hacer pinturas y pigmentos.

En otra industria, la metalúrgica, más concretamente, la que trata de refractarios es la consumidora principal. Si se añade grafito a una serie de productos refractarios, se eleva considerablemente la resistencia, tanto a la corrosión como al choque de temperaturas.

 

la correspondiente a refractarios es de las consumidoras principales. La adición de grafito a varios productos refractarios aumenta de forma significativa su resistencia al choque térmico y a la corrosión.

 

Has podido ver que el grafito es útil en bastantes aplicaciones, tanto de lo más convencional como en la más alta tecnología. Un tema interesante es que al poder separarse las capas que integran el grafito, este ha pasado a ser un material de la llamada revolución tecnológica, el grafeno.

El grafito lo cierto es que sorprende y ya has visto que da mucho más de sí que ser el material del que estaban hechos los lápices.