La creatividad de los pequeños

 

Si tienes hijos pequeños sabrás identificarte con lo que te digo.
Tengo gemelos de tres años, son un amor pero unos trastos, toda el día de aquí para allá sin parar un minuto, si eres madre trabajadora fuera de casa lo entenderás de otra manera, si por el contrario tienes la gran suerte de poder estar con tus hijos más tiempo seguro que te ves reflejada en esto. Los niños están en continuo periodo de aprendizaje por lo que ya saben escribir su nombre, esto significa que su nombre aparece por todos los rincones de la casa, en el suelo, en las paredes, en los platos, en los libros, en sus cuerpos… no hay espacio libre en la casa en la que no aparezca un garabato que quiere parecer un nombre, unas letras mal hechas pero muy graciosas.

Ante este problema, y es un gran problema porque una vez que lo han escrito es muy difícil que desaparezca, he pensado que lo mejor para solucionarlo no es regañarlos ni prohibírselo, deben de experimentar y por supuesto no debemos coartar su destreza y su iniciativa.
Pues he comprado unas enormes pizarras rotulador y se las e instalado en su habitación y en el salón, también he puesto una un poco más pequeña en la cocina y el pasillo. ¡Un éxito! El juego consiste en que solo se puede pintar dentro de las pizarras, el que pinte fura pierde, así que ahora solo pintan en las benditas pizarras, una suerte porque pintan con sus rotuladores de colores y luego lo borran hasta con la mano, es muy fácil de usar y de mantener limpia y en buenas condiciones.

Los niños están encantados y yo también, además la  de la cocina también la utilizamos los adultas para apuntar cositas importantes o tonterías como un te quiero antes de salir de casa. Un gran adelanto para las madres que como yo no queremos cortar la inspiración de los niños, pero tampoco queremos vivir en una casa grafiteada de arriba abajo y que estas marcas no haya manera de hacer que desaparezcan, ahora la vida es más fácil, ellos con la novedad se pasan el día pintando y yo no tengo que ir detrás de ellos para intentar borrar lo que hacen y donde lo hacen, es un respiro para todos, una gran idea que nos facilita la tarea de ser padres.