Vivir Bien

Vivir bienVivir Bien

Pues bien, he aquí un importante tema, que se manifiesta continuamente en nuestras vidas. Como seres que vivimos insertos en diferentes sociedades, pero que nos debemos atener a determinadas reglas, que rol desempeña el afecto de los demás en nosotros para vivir bien. Veremos entonces que es lo que ocurre con este tema apasionante, fingimos, somos quienes realmente creemos ser, vendemos imagen, pues esto lo detallaremos a continuación.

Una de las preguntas es, ¿porque algunas personas parecen ser más queridos y tener más amigos que otras?
La otra quizá sea, ¿Alrededor de quienes nos rodeamos, dispuestos a darles una mano siempre que lo necesiten?
La respuesta es fácil y sencilla, las personas quieren a quienes la quieren, y de hecho esto las hace vivir bien consigo mismas.
Lejos está de ser un trabalenguas, pero esto está sumamente ligado con el afecto de los demás.

El tema es que siempre uno está con quien se preocupa por nuestra persona. Lo importante es que este interés sea realmente genuino y afectuoso, porque entre otras cosas es la forma de estar rodeados de afectos. El problema es cuando esa o esas personas fingen ser lo que no son, y tratan de mostrar de que se preocupan por el prójimo, y esto es tan solo una actuación, ya sea para obtener réditos, beneficios etc…
Lo que es bueno saber para vivir bien, es que las personas, nosotros, no nacemos con estas actitudes generosas, benéficas y consideradas, el afecto a los demás, es adquirido, ya que han trabajado mucho para desarrollarlo, desde chicos, y ni que hablar de los valores que nos brindan nuestros padres desde chicos. Estas personas, han practicado realmente la empatía, pues entonces tienen un cabal conocimiento de lo que son estos sentimientos. Es por eso que tienen tanto éxito con el relacionamiento con los demás, esto es porque practican y se preocupan por su propia persona tanto como en las demás. La palabra te quiero, a veces se utiliza con frecuencia, pero no tenemos el cabal conocimiento de lo que esta significa, es por eso que se va utilizando cada vez más, pero no refleja en realidad el afecto a los demás, que sinceramente sentimos. Es más, para vivir bien, nosotros sabemos quienes nos tienen y afecto y quienes no, pero siempre es bueno oírlo, necesitamos que nos digan que nos tienen afecto. Pues además este no sirve de nada si no se lo expresa.

Muchas veces nos lamentamos cuando alguna persona fallece, el no poderle haberle dicho en vida, cuanto lo queríamos. Cuando deja esta vida, y nosotros no le hemos dicho –te quiero- nos deja siempre lamentándonos de no haberle demostrado el afecto que sentíamos, esto no es bueno si lo que queremos es vivir bien.
Por supuesto que no es fácil decirle a otra persona que la queremos, pues sentimos mucho miedo al rechazo, sin embargo quedamos sorprendidos y nos toma por sorpresa, porque estas personas se conmueven cuando les damos nuestras muestras de afecto. Uno de las conductas más frecuentes en las personas que quieren vivir bien, es que son personas alegres, entusiastas y afectuosas, es que lo que hacen es demostrar su aprecio, sincero, honesto y de corazón hacia los demás. En este mundo, a todos en el fondo nos importan las otras personas, y queremos interesarles nosotros a ellos también, es tan fundamental como respirar.
Podemos asegurar entonces que para vivir bien, el sentirse apreciado, es una clave fundamental para afrontar la vida con alegría, pero esto requiere un trabajo interior con nosotros mismos para poder apreciar también nosotros a los demás.