Cuando se cambia la correa de distribución

En un coche la correa de distribución es una pieza fundamental, en especial si buscas un buen rendimiento en el mismo. Si necesitas reparar tu coche, lo mejor es optar por los repuestos desguace bmw, porque así podrás ahorrar una gran cantidad de dinero y conseguirás recambios de alta calidad.

Pero, puede que no sepas cuándo es el momento ideal para hacer el cambio de la correa de distribución en tu vehículo. Por este motivo, hoy he preparado este post con la finalidad de que puedas aprender más sobre el cambio de esta correa y evitar accidentes.

Momentos para cambiar la correa de distribución

Es fundamental que la correa de distribución esté en buen estado, porque de esta forma evitarás cualquier tipo de daños en el motor. Para saber si se debe cambiar debes fijarte en lo siguiente:

Kilometraje

Es un indicador básico que debes tener en cuenta para que puedas hacer el cambio de esta pieza sin que se desgaste hasta el punto de romperse. Los fabricantes recomiendan que se cambie una vez cada 100.000 kilómetros para mantener el máximo rendimiento posible en el vehículo.

No es recomendable conducir con una correa de distribución desgastada, porque esta podría romperse en funcionamiento. Si esto sucede, se pueden producir fuertes averías que incluso dejarán tu coche totalmente inservible.

Pérdidas de tensión

Las pérdidas de tensión pueden ser comunes en la correa de distribución, en especial si haces reparaciones por tu cuenta. En las reparaciones que se hacen cerca de la correa de distribución se debe tener el máximo cuidado posible para evitar inconvenientes.

Esta es una de las piezas más delicadas que tiene cualquier vehículo, y ante una pérdida de tensión la única solución será un cambio. Por este motivo, se aconseja llevar el coche únicamente a un taller mecánico especializado, porque así evitarás cualquier tipo de inconveniente.

Fugas en el motor

Las fugas son comunes en el motor con el paso del tiempo, debido a que se produce el desgaste de las mangueras por el calor generado en el motor. Estas fugas por lo general suelen ser de aceite o de líquido refrigerante y debes repararlas cuanto antes.

Cuando la fuga haya sido reparada, se debe comprobar el estado de la correa de distribución para verificar que esté en buen estado. Sin embargo, si ha sido afectada por la fuga, es probable que tengas que hacer un cambio de inmediato de la misma para evitar que se rompa.